Microrrelato: Cuando no das la talla...

3 Comments
Cuando no das la talla...


… pese a tus todos tus esfuerzos, a las eternas dietas o las sesiones agotadoras de gimnasio. Asúmelo, nunca serás como ella, esa en la que todo el mundo quiere que te conviertas. Te sientes culpable por el simple hecho de ser como eres. Te odias por no poder cambiar, por tener un cuerpo que tú nunca pediste y, sin embargo, te fue asignado en contra de tu voluntad. Luchas contra él, intentas someterlo, pero siempre gana. Aprovecha cualquier momento de flaqueza para convertir tus logros personales en derrotas humillantes. Cada vez que pasas delante de un espejo, tu reflejo se convierte en la mejor prueba de tu fracaso. Horrorizada, contemplas tu imagen, intentado averiguar de donde han provienen tantos defectos e imperfecciones que te impiden alcanzar tu ideal de belleza, tu felicidad. Apartas la mirada. Sientes que no puedes respirar y los ojos se llenan de lágrimas. Corres sin destino decidido, solo quieres huir tan lejos como sea posible. Ir a un lugar desierto, sin nadie que pueda verte, juzgarte o recordarte lo horrible que eres. No hay escapatoria, no hay salida, salvo una. Destruirte lentamente, consumirte hasta desaparecer, reducirte a la nada sin dejar huella de tu existencia vacía y carente de significado. ¿Qué sentido tiene la vida si no puedes ser como ella? Ella, siempre tan perfecta y hermosa, tan amada y ansiada. ¿Por qué no puedes ser como ella? ¿Qué estoy haciendo mal? te preguntas mientras la bascula continua descendiendo y tu inseguridad y miedo aumentan. Llegas al límite, pero quieres ir más lejos, todavía no es suficiente, nunca lo será… Porque jamás serás como ella. Deberías haber sido tu misma.

3 comentarios:

  1. Si es verdad, es peligroso seguir modelos inalcanzables. Lo más perjudicial es que aún alcanzándolo no nos daría la receta de la felicidad. Simple, porque la felicidad surge de tu mismo ser, de tu esencia.
    ¡Cómo siempre buenísimos tus post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que todos los seguidores de este blog sigan esa misma filos´fia. Gracias, como siempre, por tu aportación. Un saludo,

      Eliminar