Crítica de Seda (Alessandro Baricco )

13 Comments

Publicada en Acantilados de papel
Sinopsis: «Ésta no es una novela. Ni siquiera es un cuento. Ésta es una historia. Empieza con un hombre que atraviesa el mundo, y acaba con un lago que permanece inmóvil, en una jornada de viento. El hombre se llama Hervé Joncour. El lago, no se sabe.

Se podría decir que es una historia de amor. Pero si solamente fuera eso, no habría valido la pena contarla. En ella están entremezclados deseos, y dolores, que se sabe muy bien lo que son, pero que no tienen un nombre exacto que los designe. Y, en todo caso, ese nombre no es amor. (Esto es algo muy antiguo. Cuando no se tiene un nombre para decir las cosas, entonces se utilizan historias. Así funciona. Desde hace siglos).

Todas las historias tienen una música propia. Esta tiene una música blanca. Es importante decirlo porque la música blanca es una música extraña, a veces te desconcierta: se ejecuta suavemente y se baila lentamente. Cuando la ejecutan bien es como oír el silencio y a los que la bailan estupendamente se les mira y parecen inmóviles. La música blanca es algo rematadamente difícil.

No hay mucho más que añadir. Quizá lo mejor sea aclarar que se trata de una historia decimonónica: lo justo para que nadie se espere aviones, lavadoras o psicoanalistas. No los hay. Quizá en otra ocasión.»

Reseña: Los haikus son una forma de poesía tradicional japonesa compuesto por tres versos de cinco, siete y cinco moras. En ellos, el poeta describe una emoción profunda generalmente provocada por la percepción de la naturaleza, siempre manteniendo un estilo asimétrico caracterizado por la sencillez, la austeridad y la naturalidad de sus composiciones.

«Seda» no solo consigue emular la estructura narrativa de estos versos, también capta la esencia que los inspira, el aware. Cuando Hervé Joncour realiza su primer viaje a Japón, Alessandro Baricco consigue transmitir la nostalgia del personaje por su país natal y, al mismo tiempo, la emoción ante el descubrimiento de una nueva cultura tan alejada de la influencia occidental. Esta conmoción espiritual persiste a su regreso a Francia y se incrementa con cada nueva expedición, convirtiéndolo en un viajero de destino incierto entre ambos países.

El autor ilustra el conflicto existencial de su protagonista a través de una sucesión de detalles de estética sencilla, pero de gran contenido simbólico. La huella de los labios en la taza, el retorno de los pájaros,  el roce de la seda… Es decir, la aparente austeridad del texto atesora, en realidad, una riqueza léxica poco empleada en las novelas occidentales.

Es cierto que la novela de Alessandro Baricco requiere una gran paciencia, pero la lectura pausada de sus capítulos nos proporciona una experiencia lingüística irrepetible. De hecho, cuando decidimos retomarla después de un tiempo, observamos que nuestra percepción de las escenas descritas es diferente en base a nuestra experiencia.

En este sentido, los capítulos que describen los sucesivos viajes de Hervé Joncour entre los dos países reflejan ese cambio. El camino no se ha visto alterado por las circunstancias, pero si el viajero que los recorre. Precisamente, la precisión de sus descripciones permite al autor centrarse en la historia sin necesidad de recurrir  a diálogos superfluos u otros elementos que pudiesen desviar la atención del lector, como suele ocurrir en la mayoría de las novelas actuales.

A pesar de esta sobriedad, Alessandro Baricco no descuida el contexto en el que se ubica la historia, sabiendo reflejar la evolución experimentada por el país nipón y el contraste cultural, que nos permite introducirse de forma paulatina en una historia de amor y erotismo de gran complejidad.

Si bien, el tratamiento del argumento conlleva el menosprecio de algunos personajes por parte del autor. «Seda» nos describe un triángulo amoroso, la infidelidad de un hombre hacia su país, su cultura y, por en ende, su mujer ante la atracción que ejerce sobre él lo desconocido, el exotismo de lo diferente. Con todo, la presencia de la mujer que despierta su deseo resulta anecdótica, casi inexistente en contraposición con otros personajes.

Esta ausencia condiciona el resto de la novela, dificultando la comprensión de algunos fragmentos que hacen referencia al conflicto interno de Hervé Joncour. De hecho, obsérvese la trascendencia que tienen los escasos diálogos con su esposa frente a la fugacidad de los encuentros con ella.

Con todo, Alessandro Baricco consigue una novela capaz de estremecer al lector con la simple caricia de las palabras. La belleza del verso convertida en prosa a través de un viaje hacia el autodescubrimiento y la complejidad del amor, así como las difíciles elecciones que debemos realizar durante su transcurso. «Seda» es evocadora, sensual y exótica. En definitiva, una experiencia para los sentidos.  


LO MEJOR: La sencillez estética en contraposición con la riqueza gramatical de los capítulos. La contraposición entre ambas culturas. La evolución de sus personajes.  

LO PEOR: Una novela infravalorada y asociada con la película. El detrimento de los personajes femeninos a favor de los masculinos. La lectura requiere una gran paciencia por parte del lector, poco acostumbrado a la estructura narrativa oriental.

Sobre el autor: Alessandro Baricco es un ovelista, dramaturgo y periodista italiano. Licenciado en Filosofía, ha dirigido un programa de libros y ha fundado una escuela de técnicas de escritura, llamada Holden. Escritor alejado del circo mediático, apenas concede entrevistas, su carácter huidizo es proporcional a su nivel de exigencia literaria. Baricco se convirtió en un fenómeno literario mundial con la publicación de su novela Seda (1996): traducida a diecisiete idiomas y con más de 700.000 ejemplares vendidos, esta novela significó su consagración internacional.

13 comentarios:

  1. Me ha encantado lo poco que he leido de tu blog
    Los topicos realmente interesantes
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uchas gracias por tus palabras Recomenzar y espero que, en el caso de leer algunos de los libros reseñados, los disfrutes tanto como sus correspondientes críticas literarias.

      Un saludo. :)

      Eliminar
  2. Quisiera regalarle un libro tan bello como Seda a quien me lo regaló... No he leído jamás nada más sublime. Que me recomiendan?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por experiencia yo te recomendaría otros libros del mismo autor. Alessandro Baricco tiene una biblografía maravillosa entre la que destacan títulos como "Seda" o "City". Otros libros que te recomiendo son "La joven de la perla" (Tracy Chevalier), "Mil otoños" (David Mitchell), "El silencio de las palabras" (Jean Kwok) o "Las cinco personas que encontrarás en el cielo" (Mitch Albom). Esta es una lista provisional que ampliaré conforme recuerde algún otro título significativo.

      Confío que la persona que te obsequió con "Seda" sea correspondida con cualquier de estos libros y ambos podáis disfrutar de otra magnifica historia.

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  3. Gracias María del Carmen! Coincido con aquellos que opinan que Seda es un poema hecho prosa, un libro que no es para leer sino para contemplar... Para mi la expresión del amor en su estado más primitivo, pura pulsión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer ayudarte y tras leer tu percepción del amor creo que podré recomendarte una nueva lista de libros sobre esa temática dentro de unos días. ;)

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  4. Ojalá me puedas recomendar (yo también tengo la percepción del amor de la persona a quien le escribiste) esa lista que mencionas la espero ansiosa, ya que Seda me ha parecido una joya literaria :) el amor, el amor.....mil gracias María y muchas felicidades por tu trabajo, excelentes críticas, muy valiosas para quienes no somos expertos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Laura,

      En primer lugar quisiera agradecer tu participación, sobre todo por el sincero sentimiento que se percibe en tus palabras. Por desgracia, el trabajo y los entrenamientos han acaparado mi tiempo durante los últimos meses y no he podido leer tanto como me gustaría, aunque novelas con esta temática siempre abundan. Si bien, no todas poseen el nivel narrativo de Alessandro Baricco, siempre recomiendo "La joven de la perla" (Tracy Chevalier) o "Como agua para chocolate" (Laura Esquivel). Estoy segura de que ambas te proporcionarán una lectura inolvidable.

      Nuevamente, muchas gracias por tu comentario. Siempre digo que sois vosotros, los lectores -o pacientes-, quienes hacéis posible que mi Depósito continué recibiendo pacientes diariamente. :)

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
    2. Mil gracias María, felicidades por el pulso que tiene tu corazón para "diseccionar" algo tan sagrado como son los LIBROS; ahora mismo leo 1Q84 de Murakami, si me dieras al menos una opinión te estaría más que agradecida, abrazos desde Monterrey, México

      Eliminar
    3. Buenas noches Laura,

      Precisamente acabo de comenzar "Kafka en la orilla" y después tengo la intención de continuar con "Tokio Blues" e incluso "La peregrinación del chico son color". Desgraciadamente, mi ritmo de lectura es muy dependiente de mis horarios de trabajo y Murakami es un autor que exige ser leído con la misma delicadeza con la que escribe, así que, aunque "1Q84" esté incluido en mi muy larga lista de lecturas pendientes, tengo otras novelas y ensayos a los que debo conceder prioridad antes de comenzar con este título a fin de cumplir con mis colaboradores. No obstante, siempre he tenido muy referencias de Murakami, por lo que te animo a seguir leyendo hasta el último punto y, por supuesto, compartir tus impresiones sobre la novela con nosotros.

      Un abrazo malagueño

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  5. Sin duda, Seda es el reflejo de aquellas cosas que asociamos a la sensibilidad ,y, el más exótico imaginario de lo que entendemos los occidentales por la armonía y el equilibrio con lo que nos rodea.
    El estado anímico del afortunado que se envuelva, por primera vez, en esta onírica fábula, determinará su particular percepción de lo que quiere transmitirnos Baricco.

    ResponderEliminar
  6. Sin duda, Seda es el reflejo de aquellas cosas que asociamos a la sensibilidad ,y, el más exótico imaginario de lo que entendemos los occidentales por la armonía y el equilibrio con lo que nos rodea.
    El estado anímico del afortunado que se envuelva, por primera vez, en esta onírica fábula, determinará su particular percepción de lo que quiere transmitirnos Baricco.

    ResponderEliminar
  7. Precioso libro, me lo regaló alguien muy especial que siempre perdurará en mi vida.

    ResponderEliminar